¿Cómo limpiar la tapicería de un coche con una vaporeta?

La vaporeta es una de las mejores herramientas a las que podemos recurrir para limpiar la tapicería de nuestro coche. Los resultados son realmente buenos y, además, tenemos el beneficio adicional de no tener que utilizar ningún tipo de producto químico. Por ello en la siguiente guía os explicaremos paso a paso cómo realizar la limpieza de la tapicería del coche con la vaporeta. ¡Ya veréis que es más fácil de lo que parece!

Preparamos el interior del coche

Nos perdonareis que no expliquemos cómo usar la vaporeta desde los conceptos básicos. Preferimos concentrarnos en el meollo de la cuestión. Pero en nuestra web podéis encontrar consejos de uso para la vaporeta partiendo desde cero, por lo que estamos seguros de que no tendréis problema alguno.

limpiando con un trapo el interior del coche

Dicho esto, lo primero que te vamos a pedir es que con un plumero o un utensilio similar retires todo el polvo y la suciedad de mayor tamaño con un par de pasadas. No va a ser un gran esfuerzo, y lo que conseguirás de esta manera será mejorar el rendimiento de la vaporeta cuando la encendamos. Aplica esta limpieza superficial tanto a las alfombrillas como a la tapicería de la estructura y los asientos.

Comenzamos en el techo

Resulta lógico, pero conviene recordar que el proceso de limpieza tiene que partir de la parte superior y luego ir pasando hasta que terminemos en las alfombrillas. El motivo es que la suciedad podría caer y de esta forma no estaríamos volviendo a manchar lo que ya hemos limpiado.

Por lo tanto, comenzamos en el techo. Si tenemos un accesorio de vaporeta que nos permita ponerle una boquilla pensada para las tapicerías, es la hora de ponerla. Muchos de los modelos de vaporeta más vendidos incluyen uno de estos accesorios pensados para el coche a la vista de la importancia que tiene el uso de esta máquina en la limpieza del vehículo. Pero si no tenéis el accesorio tampoco os preocupéis: podéis usar la vaporeta de la misma forma, aunque quizá tardéis un poco más y haya algunas partes que sean más difíciles de acceder.

Después de haber limpiado el techo pasamos a los laterales, que no son zonas donde se acumule más suciedad o bacterias, pero que también necesitan un buen repaso con la vaporeta.

Llegamos a la parte crítica: los asientos

Armaros de paciencia, porque ahora llega la auténtica batalla. Los asientos son una de las partes del coche que se ven más afectadas por el día a día y por el uso cotidiano del vehículo. Si solo utilizáis vosotros el coche, sabréis que el asiento del conductor será el que necesite más trabajo, aunque los demás también requerirán vuestra atención por mucho que nadie los esté usando (porque el polvo y la suciedad se pegan de la misma manera).

limpiando interior de coche con vaporeta

Tenéis que fijaros bien en si encontráis una mancha, ya que eso requerirá un trabajo específico para eliminarla. Lo importante es ser cuidadosos para que la mancha no termine extendiéndose y que echéis a perder parte de la tapicería del asiento.

La mejor forma de vaporizar los asientos

El movimiento ideal cuando estáis limpiando los asientos con la vaporeta es uno rápido de manera vertical y siguiendo la propia forma de los mismos. Es recomendable que siempre hagamos movimientos cortos y rápidos, evitando así que la humedad se termine convirtiendo en un problema. No hay que dejar la máquina sin mover fijada en un mismo sitio como, por ejemplo, haríamos si estuviéramos limpiando una pared. Pero sí que podemos hacer varias pasadas por una misma zona hasta que quedemos conformes con el resultado. Siempre, como indicamos, movimientos cortos y a una buena velocidad.

Pasamos a las alfombrillas

Vamos a terminar con las alfombrillas, una de las partes del coche donde se acumula una mayor cantidad de suciedad, polvo y bacterias. Seguro que estás habituado a limpiar las alfombrillas con un producto químico especializado. Pero de lo que trata la vaporeta es de que dejes los químicos y apuestes por un método de limpieza más saludable a todos los niveles (tanto para ti como para el coche).

Hacemos el mismo movimiento que en los asientos y repetimos varias pasadas hasta que quedemos conformes. Hay que tener cuidado con la humedad, pero también asegurarnos de que todo queda limpio. Tendremos que vaporizar ambos lados y cambiar la boquilla de la vaporeta de mano si hay alguna parte a la que sea más difícil acceder.

Dejamos secar

Las piezas de la tapicería que hayas quitado del vehículo para limpiarlas, déjalas en el exterior para que les dé el aire y se sequen de una forma natural. El resto, los elementos que están dentro del coche, los puedes secar dejando las puertas y ventanas del vehículo abiertas para que el aire haga su trabajo. Una buena circulación del aire permitirá que el secado sea muy eficiente.

Cuando todo esté seco, pon los elementos en su sitio y pasa el aspirador a las alfombrillas, puesto que es una parte sensible que quizá ha dejado algún tipo de suciedad después de la limpieza con la vaporeta. No ocurre siempre, pero es una manera de ser un poco más higiénicos.

Deja un comentario